Portal de Noticias
Junín. Bs. As. Argentina - Jueves, 16 Agosto 2018 08:37 hs.
Untitled Document
 
24-07-2018 | 19:03
  ACEITE DE OLIVA
El sector olivicultor busca marcar otro récord en exportaciones
 
El aceite de oliva, las diversas variedades de aceitunas y otros subproductos obtenidos del árbol del olivo, que se produce principalmente en La Rioja, Catamarca, San Juan, Mendoza, Córdoba y Buenos Aires, posicionan a la Argentina en un destacado lugar del ranking de exportadores: primero en América y entre el quinto y el sexto puesto en el mundo.
 

 Treinta mercados configuran hoy su destino, pero la apuesta es ir por más, con emprendimientos que permitan ampliar su "penetración internacional".
"Nuestro principal objetivo es potenciar la marca Olivicultura Argentina y seguir dando a conocer al mundo la calidad de nuestra producción. Por eso, desde el Ministerio de Agroindustria se ha creado la mesa de competitividad de la cadena del olivo, con la participación de los gobiernos provinciales, instituciones y organismos privados", destacó el titular de la cartera, Luis Miguel Etchevehere.

El funcionario fue el encargado de inaugurar el Seminario Internacional del Sector Olivícola en el Continente Americano, realizado en el marco de dos jornadas de debate, rondas de negocios y visitas a zonas productoras locales, organizadas por la Argentina, como nación que preside este año el Consejo Oleícola Internacional (COI). El organismo global cuenta con catorce países miembros, que en su totalidad participaron de estas actividades (junto a otros nueve observadores).

"Queremos construir una red que dé mayor impulso y posicione a la aceituna y al aceite de oliva en el exterior, pues es una fuente genuina de empleo y divisas; en 2017 se exportaron productos olivícolas con un récord en ventas de más de 220 millones de dólares", subrayó el ministro, quien estuvo acompañado por el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la cancillería argentina, Horacio Reyser; el presidente de la Federación Olivícola Argentina (FOA) Julián Clusellas, y el director ejecutivo del COI, Abdellatif Ghedira, entre otros funcionarios, técnicos y empresarios.
Planes de acción
Etchevehere consideró que se abre "un nuevo escenario sociopolítico, en el cual es necesario posicionar estos productos con políticas activas y ámbitos de debate en los que participen el sector público y el privado en una mesa permanente, para mejorar infraestructuras y logísticas", entre otros aspectos. "Tenemos una gran diversidad de aromas y sabores, según las particularidades de los distintos terruños, y se trabaja también sobre esto", afirmó.

En esa línea, Mercedes Nimo, directora de Alimentos y Bebidas de la cartera de Agroindustria, enumeró una serie de mejoras que se proyectan para aplicar a "una cadena que genera mucho empleo y desarrollo regional". Aludió a los intercambios técnicos con el COI, para contar con paneles de cata y ampliar la red de laboratorios: "Los que tenemos son reconocidos en los países a los que exportamos y necesitamos tener uno en cada región productora", señaló.

También mencionó que se está expandiendo la producción de aceite de oliva "en zonas frías del país, para sumar a las tradicionales que nos ha lanzado al mundo", y remarcó la intención de "diversificar nuestros destinos (con estos productos, entre los que hoy sobresalen Brasil, Estados Unidos y España)".

Entre otras acciones, ensalzó la promoción del sello "Alimentos argentinos-Una elección natural", el cual se otorga, a partir de protocolos de calidad, a diversos productos de origen nacional. "Un aceite de oliva ya lo tiene (de la marca Yancanelo) y se espera que habrá también para aceitunas", aventuró Nimo.
Calidad reconocida
Entre los oradores, el secretario Reyser se refirió a las expectativas del país "de posicionarse como uno de los nuevos actores de la olivicultura mundial fuera de la cuenca del Mediterráneo", por lo cual se promueve el desarrollo del sector, con más tecnología y capacitación.

Si bien sostuvo que los "estándares de calidad del aceite argentino son reconocidos mundialmente", planteó la necesidad de "fortalecer el multilateralismo con menos barreras, así como crear consensos globales para favorecer los intercambios comerciales y hacer realidad el olivo como herramienta para contribuir al desarrollo sostenible".

El funcionario del Palacio San Martín -donde se realizaron las jornadas- dijo que el sector pasa por un "momento favorable" en el mundo, por cuanto la actual campaña 2017/18 "proyecta un 25 por ciento superior al ciclo anterior, con un 8 por ciento más de consumo interno y un 26 por ciento de crecimiento en las exportaciones".

Además de proponerse seducir nuevos mercados, la ingeniera Nimo apuntó que en la Argentina también se tiene en cuenta la demanda interna, donde se manifiesta "una tendencia en el consumo de la gente hacia una alimentación más saludable", en la que este aceite es tenido en cuenta.
Desarrollo en América
La producción que deriva del cultivo del olivo "crece constantemente con productores en los cuatro continentes, del mismo modo que crece el consumo", graficó el ingeniero agrónomo español Jaime Lillo, representante del COI, durante esta 107ª sesión en Buenos Aires, en la que expusieron su situación representantes de países americanos.

Brasil, por ejemplo, prevé producir este año 200.000 litros de aceite de oliva (más del doble de 2017, cuando alcanzó los 97.000). Así lo expuso Fabio Florencio Fernandes, directivo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de ese país, quien precisó que Rio Grande do Sul es una de las regiones brasileñas de mayor actividad.

Fernandes puso énfasis en las inversiones y normas de control de calidad que instrumentan los brasileños para consolidar sus exportaciones, reconoció que aún les falta mejorar la capacitación, especialmente en lo relacionado con la perspectiva sensorial, y puntualizó que no tienen gran producción de aceitunas, como tampoco tiene Chile.

Javiera Pefaur Lepe, del Ministerio de Agricultura de Chile, reveló que su país tuvo "un fuerte desarrollo en los últimos veinte años, con 20.000 toneladas de aceite producidas en 2017, de las cuales se exportaron 14.000, principalmente a Brasil y a Estados Unidos, mientras que también el consumo anual per cápita va en alza".

Un caso especial es el de Estados Unidos, donde la producción de este aceite encara "nuevos desarrollos, aunque enfrenta la complejidad de tener una sociedad conformada por variados grupos étnicos con hábitos muy diferentes, acostumbrados a consumir otros aceites, como el de coco y palma", describió el expositor Dorian LaFond, del Departamento de Agricultura norteamericano.
Producción sustentable
En este encuentro del COI, el ingeniero Lillo remarcó el compromiso del sector con el medioambiente a través de "programas que abarcan toda la cadena de valor. Se trabaja de manera de garantizar a los agricultores que el material sea genuino y eficiente y que los recursos genéticos tengan un buen inicio para responder a desafíos futuros, como es la salud vegetal, con el objetivo de contar con buenas producciones", acentuó el experto.

Al respecto, informó que el COI hace "seguimientos y evaluaciones" de los problemas ocasionados por bacterias, entre las que sobresale la Xylella fastidiosa, que ataca al olivo, y también a los impactos provocados por el cambio climático.

Otro directivo del COI, Mustafa Sepetci, anticipó que el organismo proyecta concretar un "observatorio, con un sistema de información efectivo para evaluar y obtener indicadores, proveer de información confiable, identificar mercados y promover el diálogo en forma frecuente y continua entre todas las partes involucradas".
Fuente: El Once Digital

  
 
Imprimir esta noticia
imprimir compartir

click en foto para ampliar

 
Diario Digital
 
Todos los derechos reservados © 2017